A FUERZA DE SLOGANS

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio abril 3, 2019 08:34

“Tenemos el mejor equipo de los últimos 50 años; lo peor ya pasó y ahora vienen los años de crecimiento; en mi gobierno el trabajador no va a pagar Ganancias; estamos bajando la pobreza y el desempleo; los jubilados serán una prioridad para nosotros; para salir de la pobreza, necesitamos más fuentes de trabajo y menos inflación; este Gobierno va a combatir la corrupción. Seré implacable; necesitamos  crear trabajo digno en todo el país”; estas y cientos más, forman parte de una recopilación hecha el 4 de septiembre de 2018, bajo el título “60 frases de Mauricio Macri en 1000 días de Gobierno”, publicada por el sitio web de Perfil (https://www.perfil.com/noticias/politica/los-1000-dias-del-gobierno-de-mauricio-macri-en-frases.phtml )

Si para muestra basta un botón, esta fraseología macrista, formulada por el propio Presidente, donde a cada frase se le ha colocado fecha, parece más que suficiente a la hora de ejemplificar cómo el gobierno lanza al ruedo, con la complicidad absoluta de los medios corporativos amigos, frases que son en sí mismo una mentira o al menos una falsedad ideológica.

“Estamos bajando la pobreza y el desempleo”, dicho el mismo día en que el INDEC anunciaba la pobreza récord en la Argentina, donde la marca trepó al 32%, más un 6.7% de indigentes, resulta no sólo una mentira, sino una burla a quienes padecen el flagelo de las carencias más elementales de una vida digna.

“Cuando la estrategia para arreglar los problemas que presenta la economía no es ni regular el mercado ni un plan de desarrollo, sino simplemente distribuir peor para enfriar la economía, el aumento de la pobreza no es un daño colateral, es el objetivo buscado por el Gobierno” (https://www.pagina12.com.ar/183945-aumento-de-la-pobreza-no-es-dano-colateral-es-el-objetivo-bu), expresó la investigadora del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas, Lucía Cirmi Obón, según lo publicado por Página/12.

No obstante lo incontrastable de los números, pero fundamentalmente del bolsillo de una enorme mayoría de la sociedad, el jefe de gabinete Marcos Peña, lanzó que “no estamos ante un fracaso”, como si a todo esto pudiese ponerle otro calificativo más edulcorado, sólo para beneplácito del gobierno o de sus ideólogos en propaganda política.

Negar la realidad hasta la impudicia, sólo puede tener un final, o mejor dos: el fin del mandato constitucional, o una pueblada como la de 2001. Estamos demasiado cerca del final constitucional, como para aventurar una pueblada, pero además porque esa opción siempre deja en las calles, muertes inocentes. Lo más interesante de este proceso que vive hoy la Argentina, es tratar de acertar qué porcentaje de la sociedad sigue creyendo los slogans del gobierno; es decir si somos capaces de volver a elegir la misma opción o una parecida. Si esto ocurriese, ya no es ni engaño ni casualidad.

macri

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio abril 3, 2019 08:34