Discapacidades y capacidades diferentes

Por Doctor Efrain Hutt

Dr. Efrain Hutt

Dr. Efrain Hutt

Si usamos la técnica del autoanálisis frente al espejo y somos realmente sinceros con nosotros mismos, veremos nuestra propia ausencia de perfeccionismos, y esto, bajo ningún concepto, puede ser llamado discapacidad. Simplemente son capacidades diferentes que cada uno de nosotros tenemos, trayendoló desde el vientre materno, la genética o el contexto social en el cual transcurren nuestros años, desde la misma infancia o aun desde el tramo embrionario de la vida, hasta el final de la misma.

Así podemos apreciar como un niño menor de 10 años maneja un teléfono celular, manda mensajes de texto con una celeridad imposible de repetir, etc. nosotros, los llamados añosos no lo podemos hacer con esa celeridad y nos devanamos el cerebro por  aprender aquello que para las nuevas generaciones les resulta fácil.

Podemos decir que somos diferentes, pero el aprendizaje de las nuevas cosas que van apareciendo por los avances de la tecnología, no nos transforman en discapacitados. Simplemente seremos diferentes a los demás integrantes del colectivo social.

La terminología, según los estamentos donde se habla de ella, tiene apegos a lo establecido durante siglos y se han transformado, más que en cosas ciertas, en cuestiones culturales de los cuales el ser humano sufre cuando tiene que cambiar dicha terminología y le cuesta o duele su reemplazo.

Se debate de manera permanente sobre temas cuya mención no suele ser adecuado en cuanto a la interpretación. Pondremos un ejemplo para ver si estas palabras son ciertas o pueden ser discutidas y/o suprimidos los conceptos que expongo. Los poderes del Estado, donde existen legisladores de diferentes pensamientos, pertenecientes a distintas partidocracias (y no hablo de ideas o convicciones), están discutiendo desde un tiempo atrás bastante lejano, que se hace con la muerte digna de un enfermo que por su patología puede ser considerado terminal de manera inevitable, según la capacidad de los médicos y la aparatología disponible en las diferentes Instituciones que prestan salud. Se establece una diferencia entre significados de cosas que son absolutamente iguales, como lo son “muerte digna y Eutanasia”. Se está aceptando a regañadientes que es factible la muerte digna, lo cual demoró años de largas discusiones en los ámbitos legislativos, pero se rechaza de plano la eutanasia, que sigue siendo una mala palabra. Se ignora el significado de dicha palabra que solo quiere decir buena muerte (eu= buena y tanatos= muerte)  ¿Qué diferencia existe entre la  dignidad de la vida seguida de una muerte digna, sino solamente una buena muerte?

De la misma manera seguimos apegados a pensar que es lo mismo una enfermedad de transmisión sexual que genital, siendo que existes marcadas diferencias entre ambas. Vaya solo como ejemplo la transmisión del HIV a la cual se le dice que es una enfermedad de transmisión sexual, cuando es en realidad solo de transmisión genital; Esta diferencia se comprende si incorporamos la sexualidad como un hecho natural donde existe el amor, el cuidado del otro y la preservación de su salud. Bajo estos parámetros nadie que sienta estas cualidades en su interior podrá transmitir una enfermedad a su pareja, sea ésta homo o heterosexual. En cambio, en la genitalidad, que representa la parte animal de los humanos, solo se trata de sacar la presión de la máquina newtoniana mediante el logro de un orgasmo, sin importar lo que le pasa al otro.

Los Juristas suelen emplear como términos similares la discapacidad de las diferencias existentes entre los seres humanos, ignorando que no existe una sola persona en el mundo que no sufra de alguna diferencia con los demás. Y ello no constituye una discapacidad sino simplemente una diferente capacidad en algún sentido.

No podría encontrar en un niño afecto a la telefonía celular o a todo aquello que se ha convertido en algo virtual y que solo son sustantivos sin movimientos, por ejemplo, la afectividad que he recibido de un chico Down, donde en su accionar en cuanto a sus relaciones humanas existen movimientos que transforman su accionar en verbos que sí tienen movimientos, cual es la afectividad que manifiestan.