El Trabalenguas de la violencia

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio agosto 19, 2015 10:57

trabalenguas-divertidosEl trabalenguas de la violenta derecha argentina, sobre la agresividad del gobierno, es un recurso harto utilizado por sectores que recurren a este sofisma destinado a convertir en veraz lo que nace como falso.

Luis Novaresio, por ejemplo, diciendo que la hija del Ministro de Defensa Delfina Rossi es “casi adolescente” como forma de descalificar su nombramiento en el directorio del Banco Nación, arranca con una agresión gratuita sobre alguien, por el sólo hecho de ser joven.

Novaresio no sólo no conocía a Delfina Rossi, sino que además desconocía su currículum y su formación académica  -nutrida, por cierto-, elemento que le fue remitido por el Jefe de Gabinete, para que se informe, una vez que el periodista rosarino, ahora co-equiper de Pamela David, intentó desprestigiar a Rossi por su juventud.

Rápidamente las redes sociales estallaron con una enorme cantidad de ejemplos de grandes valores de las artes, la ciencia, la cultura y la técnica, que brillaron en la historia de la humanidad a muy corta edad. Novaresio mismo, comenzó sus primeros pasos en los medios, siendo muy joven, cuando a los 22 años ya le había entregado su alma al Cónsul Honorario de Inglaterra y dueño de Canla 3 y Radio 2 de Rosario, don Alberto Gollán, hombre íntimamente vinculado a los genocidas del ’76, situación a la que nunca le hizo asco el tan digno Novaresio.

Igual que el trabalenguas, que consiste en una frase destinada a provocar el equívoco del que la practica, la supuesta agresión de la que se quejan los opositores del gobierno, supone una construcción de sentido que lanza una agresión para luego victimizarse por la reacción de los agredidos y acusarlos de agresores, cuando en realidad se defienden. ¿Se entiende? Como en los juegos de niños, cuando uno pega y esconde la mano, para que el provocado reaccione y lo culpen por el coscorrón que devuelve.

Viejo juego de la derecha y de los más conspicuos reaccionarios de la fauna, sobre todo, mediática, que pululan por las pantallas televisivas, pregonando la desdichada grieta que parecen haber descubierto recién ahora, como si la ideología fuese un invento de los Kirchner. La liviandad de sus razonamientos, es paralela en dimensiones, a la ingenuidad de quienes les creen y los siguen, de manera sumamente peligrosa cuando acuden a las urnas de la democracia.

Novaresio es un fiel exponente del odiador acérrimo, que aborrece todo lo que huela  -aunque más no sea ligeramente-  a nacional, popular y sobre todo a peronista, que es lo mismo. Responde a un odio irracional, que lo saca de quicio cada vez que lo contradicen y aflora entonces lo peor de su vedetismo histérico.

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio agosto 19, 2015 10:57