LA SITUACIÓN ELECTORAL

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio octubre 14, 2017 11:22

Que la derecha liberal haya ganado su derecho a ocupar la Casa Rosada por el imperio de los votos, la democracia, el consenso social y la institucionalidad  -todo eso junto-, no es, no puede ser, un dato menor.cristinaprocesada-1

Pero justo es decir que junto a esto, el kirchnerismo, de la mano de su legítima líder natural, CFK, ha protagonizado un triunfo épico en la provincia de Buenos Aires a pesar de: la derecha aglutinada en las filas del macrismo y de Vidal; en las filas del propio peronismo, que siempre reserva un buen espacio a la derecha; los medios hegemónicos, ahora sin ley de medios más hegemónicos que nunca.

También es imprescindible visualizar con mayor detenimiento el triunfo de Agustín Rossi en la provincia de Santa Fe, donde hace desde 2007 que el peronismo abandonó el sillón del Brigadier López de la mano de Jorge Obeid y no volvió a ocuparlo más, con derrotas memorables. Rossi es hoy el kirchnerista paladar negro, con mayor proyección nacional

En Rosario, el bastión inexpugnable del socialismo santafesino desde la llegada del Tigre Cavallero en 1989, el kirchnerismo llega 2do  como fuerza y 3ro  como candidato, de la mano de Roberto Sukerman, relegando a un cuarto cómodo lugar al oficialista Pablo Javkin, un radical ex Carrió, resabio del Frente Progresista entre la UCR y el Socialismo, que obtuvo una magra cosecha de 35 mil votos. Segundo o tercero, el kirchnerismo paladea las PASO con sabor a triunfo y no es para menos sentirse, por primera vez en casi 3 décadas, arañando un triunfo electoral o muy cerca del primero0000186870

Es decir que, con todos los medios en contra; una campaña de acusaciones y denuncias pocas veces vista; un ensamble de mentiras sobre el estado en que la actual administración encontró el país; y el desgaste propio de 12 años de gobierno, el panorama del kirchnerismo disputando mano a mano los votos en los distritos más importantes del país, no es una situación desalentadora.

Ahora bien, para no apresurar los tiempos, que por otra parte es imposible hacerlo, no se puede dejar de observar que el 22 de octubre votaremos legisladores nacionales y legisladores locales en intendencias y comunas. Es decir que a Cristina sólo podrán votarla los bonaerenses; y además es una elección de legisladores, NO de Presidente. La elección a Presidente será recién dentro de 2 años, y Cristina deberá aguantar en todo ese tiempo el desgaste del acoso político y judicial a que será sometida, cada vez que asome la cabeza.

 

Es absolutamente evidente que Cristina es la única política que despierta la pasión de una parte de la sociedad, capaz de lanzarse a las calles y arremeter contra lo que sea, con tal de tocarla, abrazarla y fotografiarse con ella. Es la única que despierta pasión y amor del pueblo hacia su líder. No hay nadie siquiera similar. Pero no alcanza. El camino hacia el 2019 es largo y lleno de obstáculos, algunos más peligrosos que otros. El camino hacia el 2019 debe ser a la vez que esa carrera de obstáculos, un tránsito de aprendizaje para enmendar mejor (ni siquiera bien), todos los errores que favorecieron la derrota de 2015. Soñar con un regreso en 2019, sin analizar los errores cometidos, es pan para hoy y mucha hambre para mañana. Es propiciar una vez más, otra derrota y desencanto al campo nacional y popular. En 2015 tuvimos uno muy fuerte; no se puede abusar tanto de ese desenlace. Será imprescindible un re-adoctrinamiento de la sociedad, para que no se convierta en verdugo de sí mismo y corra una vez más detrás de espejitos de colores.

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio octubre 14, 2017 11:22