LOS REYES EN ARGENTINA

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio marzo 27, 2019 03:58

LOS REYES EN ARGENTINA

 

Nuevamente los reyes de España visitan nuestro país y prometen volver a hacerlo. Nuevamente las autoridades argentinas los reciben con todos los honores y probablemente, en términos protocolares, está bien que así sea.

Pero hay una parte de la América Originaria que no olvida lo ocurrido, según se estima, con 70 millones de almas que vivían en estas tierras, desde México a Tierra del Fuego, y que fueron aniquiladas por los conquistadores españoles a partir de 1542, y sobre cuyo genocidio jamás se pidió perdón. Ni el Estado de España, ni la iglesia Católica, porque el desembarco se hizo con el fuego y el metal de las armas militares y la Cruz que los bendecía.

Una impresionante masacre a manos de los conquistadores, se desató sobre los pueblos existentes en el continente americano. El periodista y escritor español Víctor J. Maicas, basado en Las Venas Abiertas (Eduardo Galeano – 1971) y otros autores, asegura que “Los indios de las Américas sumaban no menos de setenta millones, y quizá más, cuando los conquistadores extranjeros aparecieron en el horizonte; un siglo y medio después se habían reducido, en total, a sólo tres millones y medio”; y razona que si la humanidad le ha conferido al genocidio judío a manos del nazismo, por 3,5 millones de almas, cómo habría entonces de llamarse a lo ocurrido en nuestra tierras.

Aceptando entonces que los autores de esta revisión histórica estén más o menos en lo cierto, qué debería hacer el pueblo argentino por la parte de víctima que le toca. Cierto es que la causa de los Pueblos Originarios no tiene raigambre siquiera en gobernantes propios, menos podría tenerla en los reyes de la monarquía autora o heredera de aquel genocidio, el mayor de la historia para muchos autores. Pero si Malvinas es llamada una Causa Nacional y pocos se atreverían a darle la espalda o la desmemoria, en honor a la magnitud de vidas humanas a la masacre indígena de los españoles habría que exigirles al menos el reconocimiento de pedir perdón,  cada vez que pisen suelo americano.

España niega lo ocurrido, como suelen hacerlo los conquistadores que barren con toda una civilización y una cultura: con el olvido y el silencio. Tema que no se nombra, tema que no existe. Las complicidades locales, para este cometido, son imprescindible.

No se trata aquí de plantear un conflicto –casi- bélico entre Argentina y España por los crímenes cometidos hace 500 años. Pero al menos el respeto de la memoria, sobre todo de los propios. El genocidio de la Conquista no tiene por qué tener un rango menor a la causa Malvinas; no al menos por el tiempo transcurrido. España asesinó demasiados nativos, como para olvidar tan fácilmente.

0222macrireyesespanagafp-01

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio marzo 27, 2019 03:58