EL MONUMENTO FRÍO Y VACÍO

El Presidente Macri, una vez más, protagonizó en Rosario el acto central por el Día de la Bandera, vacío de gente, un predio vallado, y con un discurso que por momentos pareció hipócrita.

Foto: El Ciudadano web

Foto: El Ciudadano web

Ciertamente hacer referencia a Belgrano y alabar la donación de todos sus bienes que el legendario Padre de la Bandera hizo para creación de escuelas que sirvan a una educación pública de calidad, en un país donde los docentes estatales mendigan salarios en carpas públicas, y el propio Presidente está sospechado de maniobras con cuentas off shore para fugar divisas, no parece ser la mejor referencia para compararse.

La consigna partidaria del “sí se puede”, fue lanzada por el Presidente, sin vínculos concretos con la realidad actual, y mereció el aplaudo tibio de un reducido grupo de partidarios, los únicos autorizados a participa del acto. Quienes no fueran simpatizantes de Cambiemos, debieron verlo de lejos, de muy lejos, y no tuvieron oportunidad de expresar su desaprobación.

Una vez más, la derecha muestra claramente su forma de gobernar. Guste o no, es su forma y es la sociedad quien en definitiva deberá aprobarla o rechazarla. La cantidad escasa de gente en el acto de hoy frente al Monumento a la Bandera, de ningún modo puede ser un símbolo ni anticipo de resultado electoral. En las urnas se verán las caras quienes piensan distinto. La sociedad deberá decir por qué carriles del pensamiento quiere ser conducida.