PANORAMA ELECTORAL EN ABRIL

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio abril 7, 2019 18:39

El diario La Nación  -hasta donde deja leer una nota sin cargo-  asegura que en las encuestas políticas que maneja el matutino aliado al Grupo Clarín, Macri desciende en las preferencias electorales; crece Cristina; y  asoma Alternativa Federal (el espacio peronista, donde comulgan todos los NO kirchneristas).

Desde un análisis que exceda los intereses electoralistas propios del momento cercano a una elección presidencial, todo parece reducido a dos o tres cuestiones básicas: el derrumbe de Mauricio Macri, aparece como cantado; la expectativa sobre Cristina sobrevuela el escenario como la que más votos individuales junta; la oposición dividida en partes, sobre todo el peronismo (Alternativa Federal, Massa, Lavagna, etc), sólo aporta a las chances de Macri.

Macri se derrumba porque su política económica en particular, donde parecía que era el área que mejor manejaba con “el mejor equipo de los últimos 50 años”, resultó un verdadero fiasco para la enorme mayoría del país; para el país mismo; pero NO para el propio Macri y sus amiguitos de clase incrustados en la Casa Rosada. Se hundieron las economías regionales; se cerraron empresas con la pérdida de más de 200 mil puestos de trabajo que empujó a una pobreza del 32% y una indigencia del 7%; creció el número de comedores sociales como nunca antes en la historia; y se llevó nuevamente la deuda externa a más de 1 PBI, cuando en 2015 este gobierno había partido con un compromiso externo que en moneda extranjera no llegaba al 10% del PBI. Estos valores, entre tantos otros, hacen que Macri resulte hoy, más que una alternativa de reelección, un “piantavotos”, que por mencionar, arrastra al barranco a María Eugenia Vidal en provincia de Buenos Aires.

Cristina, aún en el hermetismo de su silencio, con muy escasas apariciones públicas, sigue creciendo en intención de votos; es la política que mayor cantidad de voluntades junta de manera individual, donde sólo aparece muy rechazada sólo por el sector más profundamente gorila y derechoso de la sociedad, que no es poco. Efectivamente, sólo el sector más anti peronista de la Argentina, guarda rencores anti electorales sobre CFK, que obedecen a las hábiles propagandas de Macri y su publicista Durán Barba, y que tan buenos resultados le dio en 2015, donde el 51% de la sociedad se encolumnó detrás del “se robaron todo; tienen enterrado más de 1 PBI; el país está camino a ser Venezuela”, sin importar las condiciones en que cada sector social quedó después de la década de Néstor y Cristina; y donde todos los indicadores económicos y sociales fueron superiores a la marca macrista.

Desde Sergio Massa a Diego Bossio, dos ex kirchneristas devenidos arrepentidos y subidos a la ola de los anti corruptos; pasando por el ex jefe de la bancada K en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, que nunca termina de definir en qué rama está parado; y el neo aparecido Roberto Lavagna, que parece ser peronista, pero coquetea con cualquiera que le ofrezca fórmula presidencial, amparado en su vuelo rasante junto a Eduardo Duhalde, con éxito coyuntural.

Así planteado el panorama electoral, todo parece indicar que de NO alinearse nuevamente el universo gorila del país, que es numeroso y lábil, además de idiota, Cristina se perfila como la candidata de mayores posibilidades de ganar de orejita parada en la primera vuelta. El resto de los candidatos –sobre todo peronistas o que juegan con ese sello- saben perfectamente que su permanencia en el ruedo, sólo junta porotos para Mauricio, a quien no lo apoyan abiertamente por las náuseas que provoca, pero le tributan de refilón haciéndose los independientes, sabedores que “divide y reinarás” sigue siendo la mejor opción para aportar a la derecha liberal, donde efectivamente pertenecen.

CRISTINA Y URNA

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio abril 7, 2019 18:39