PESCANDO EN EL ACUARIO

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio marzo 30, 2019 16:06

En la lucha política hay personajes creados en laboratorio de imagen y comunicación, que bien pueden encajar e n la figura del pescador de acuario, es decir donde no hay posibilidades de fracaso, donde todos los receptores tienen afinidad ideológica con lo que escuchan. En ese imaginario acuario no se encontrará pensamiento crítico. Sirven para reafirmar, fortalecer ideas y –eventualmente- pescar algún desprevenido que ande por allí, dispuesto a tragarse cualquier anzuelo por más expuesto que esté.

El actor Alfredo Casero; el escritor Federico Andahazi; la escritora Beatriz Sarlo; el actor Ivo Cutzarida; el actor Baby Etchecopar; el neopolítico Fernando Iglesias; son todos personajes típicos, aparecidos en los medios opinando de política sin antecedentes que los avalen, y sin exhibir palabra autorizada al respecto. Tan sólo cuentan con la anuencia del establishment mediático, que de golpe los convierte a fuerza de repetición y masividad impuesta, en líderes de opinión.

Del día a la noche, estos pescadores de acuario se masifican en los medios corporativos, aparecen en cuanto panel de “expertos” se fabrica; y como si fuesen científicos de la política salen a opinar sobre cualquier problemática de la vida cotidiana, casi siempre en contra de algún sector político, opositor a los medios que los sostienen.

El ejemplo del kirchnerismo viene de maravillas, ya que ha sido el blanco preferido de estos “pescadores”, por mandato divino del Dios Clarín y su CEO Héctor Magnetto. El único logro que tienen los “pescadores”, es que nunca tienen enfrente alguien capacitado que refute las barbaridades que dicen y que quedan expuestas como verdades reveladas. Los pescaditos en el acuario, son todas voluntades absolutamente dispuestas a creer en los dichos del “pescador”; y el que no está convencido, le falta tan sólo un empujoncito. “Se robaron todo; 1 ó 2 PBI”, es una muestra de lo livianitos que son sus argumentos.

Otra de las tretas de la corporación mediática que los inventa y los sostiene, es su participación en paneles multigrito. Es decir formar parte de espacios donde todas las voces de enciman, se amontonan, y un conductor hábil siempre deja flotando la opinión casi científica del “pescador”.

La habilidad nata del “pescador” es ser un provocador casi asqueroso. No le importa lo más mínimo cual es la imagen que quedará flotando de él, tan sólo busca trascender con una opinión fuerte, bizarra, a cambio seguramente de alguna moneda más o menos sustanciosa a cargo de la corporación que lo encumbra. Son en definitiva mercenarios del pensamiento. Nadie los recordará en un futuro más o menos mediato. Tan sólo algún archivo televisivo o de audio, que recate la vergüenza de sus pensamientos.

CR_900201_ab631838275e4f8db64c546444004634_pescar_en_la_pecera_lo_mejor

Lalo Puccio
Por Lalo Puccio marzo 30, 2019 16:06