Votaron las mujeres en Arabia Saudita

arabia-sauditaRecién promediando esta primera década del siglo veintiuno, Arabia Saudita admitió el voto femenino y la posibilidad de que una mujer pueda ser candidata a un escaño en las 284 asambleas municipales de ese país, en el centro del poder petrolero del mundo.

Con apenas 600 mil kilómetros cuadrados menos que Argentina, y 12 millones menos de habitantes,  Arabia Saudita tiene un PBI de 50 mil millones de dólares anuales más que nuestro país, todo basado en una de las cuencas petroleras más grandes del planeta, que corre por debajo de su territorio.

Apenas 119.000 de un millón y medio de mujeres habilitadas, se inscribieron para emitir el voto, que tenía como referentes femeninas a sólo 900 mujeres, entre más de 6.000 hombres. Esto que pudiera ser un dato estadístico más en cualquier país, resulta destacado en una nación que admite por primera vez la participación femenina en la vida política, donde la dura tradición musulmana les impide manejar vehículos, trabajar o viajar dentro de sus propias fronteras , sin el consentimiento de un varón.

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch calificó estas elecciones de paso adelante hacia una mayor participación de la mujer en la vida política, pero recalcó que “Arabia Saudita sigue discriminando a las mujeres con una miríada de leyes, políticas y prácticas”. Varios países occidentes y ONGs están pendientes de la situación de los derechos humanos en el reino, dirigido por la familia real sunita de los Al Saud. Un tímido proceso de apertura arrancó bajo el reinado del rey Abdalá (2005-2015), predecesor de Salman, que concedió en 2011 a las sauditas el derecho de voto y de ser elegidas. Arabia Saudita es una monarquía absoluta en la que todas las decisiones políticas las toma la familia real y no se toleran disidencias.

Sólo a los efectos de dimensionar el impacto social de estas elecciones, recordemos que en Argentina, el 23 de septiembre de 1947 fue promulgada la denominada Ley del Voto Femenino (número 13.010), impulsada por Eva Perón, que se puso en práctica en las elecciones del 11 de noviembre de 1951, en la que votaron 3 816 654 mujeres (el 63,9 % lo hizo por el Partido Justicialista, el 30,8 % por la Unión Cívica Radical). Más adelante, en 1952, las primeras 23 diputadas y senadoras ocuparon sus bancas, representando al Partido Justicialista.